TÚ HABLAS, DIOS


Dios, hablaste
y se formaron los grandes océanos,
el infinito cielo,
la luna , el sol y las estrellas.
Hablaste, y creaste las plantas,
los grandes árboles, los bosques frondosos,
los frutos y las delicadas flores.
Hablaste,
y toda vida en el mar nació,
grandes  y pequeños los creaste,
las aves surcaron los cielos
y reposaron en los árboles.
Hablaste y me formaste a mí,
por tu Palabra vivo,
me llena, me ilumina,
me guía en el camino.
Hablaste y nació tu Hijo,
amado y especial,
para darme un buen final,
una vida contigo en la eternidad.
Cada vez que tu hablas Dios,
haces grandes maravillas,
milagros, renuevas,  vitalizas,
haces que mi vida sea plena.

Por Mery Bracho

"Y dijo Dios: Sea la luz, y fue la luz". Genesis 1:3, Santa Biblia.
OTRAS PUBLICACIONES RELACIONADAS:
SEÑOR, QUIERO SER UN PRADO
PARA DIOS TÚ ERES…
Gracias Jesús
El Señor cumplirá su propósito en mi