Estrategia de alcance evangelístico: La Escuela para Padres



Desde pequeña he visto cómo la comunidad cristiana hace esfuerzos por alcanzar a los perdidos con diferentes estrategias, algunas de ellas han sido exitosas.


 Actualmente considero que podemos influir mucho más en nuestra sociedad ofreciendo un servicio poco común, es más que llevarles una cesta de comida con mucho amor, o ir al hospital o repartir tratados, es ayudar a los padres en la formación de lo mas preciado que tienen en sus hogares, sus hijos.


Nosotros mismos como cristianos, necesitamos ayuda profesional para que nos guíen en la orientación más adecuada para nuestros hijos. La Palabra de Dios es el manual por excelencia y la oración, de eso no tengo dudas, pero también Dios ha capacitado personas que han escrito libros que nos ayudan en esta ardua labor y hay otras personas que tienen ese don de enseñanza que pueden orientar a los padres. Si tenemos hijos con buena formación, tendremos iglesias mejor preparadas para toda buena obra.

Aunque nuestro reino no es de este mundo, vivimos en él y no estamos exentos de pasar pruebas que en ocasiones pueden ser mas ligeras si conociéramos el origen y cómo enfrentarlas.

La Escuela para Padres es una estrategia eficaz de evangelismo, ¿A qué madre no le gustaría que alguien le enseñe una forma para salir de un conflicto con un hijo? Esta es una puerta abierta para atender necesidades emocionales en un mundo egoísta donde, aunque estemos rodeados de personas, parece que nadie ve que nos ahogamos en las pruebas diarias. Se trata, no de presentar un estudio bíblico sino de estudiar la labor diaria de padre o madre y usar algunos textos bíblicos que respalden nuestra orientación. Dios hará la obra. El testimonio del servicio prestado hablará mucho más que mil predicaciones. Mas tarde o tal vez muy pronto, estas personas llegarán a conocer a Jesús como su salvador personal.


Estuvimos trabajando en una comunidad rural con la Escuela para Padres, dabamos la charla a la comunidad y les invitamos a celebrar con nosotros días especiales o a un compartir, era entonces, cuando les predicabamos y Dios hace la obra, varios han aceptado a Cristo.

No solo la Escuela para Padres, las charlas en los liceos acerca de temas de interés puede darle a la iglesia, una llave para alcanzar a los jóvenes. ¿Y tú qué puedes hacer por tu comunidad?

Por Mery Bracho