Palabras de Afirmación, un Lenguaje del Amor

Palabras de Afirmación, un Lenguaje del Amor. Palabras de estímulo.Palabras de Afirmación para hijo, hija, esposo, esposa, mamá, papá. 5 lenguajes del amor. bendecir a hijos, padres, hermanos. Dios te bendiga. Palabras positivas para la familia. Deja de maldecir en el hogar

¿Cómo te sentirías  si yo te dijera hoy estas palabras de afirmación: Eres una persona talentosa, creativa, muy inteligente, Eres como dulce música para mis oídos, Tienes los cabellos hermosos, Eres maravilla del Creador?
Sin duda, te agradarían estos comentarios, serían aun más gratificantes si vienen de la persona que amas o admiras. 

Nuestro hogar debería ser el lugar donde más se nos digan estas palabras hermosas, donde seamos alimentados con palabras positivas de aliento.  Es el lugar donde Dios te ha puesto para “Bendecir” en lugar de “Maldecir”.  Porque la realidad es que nuestras palabras tienen poder. 

El Salmo 45.1 dice “…Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero”.  Y  Proverbios 18:21 dice que “la lengua tiene poder para dar vida y para quitarla.   ¿Estamos dándole vida a nuestro cónyuge, hijos, amigos, familiares y hermanos escribiendo cosas buenas con lo que decimos ? ¿o estamos quitándoles la vida, trayendo muerte a la relación  con las palabras que les decimos? 

Bendecir es elogiar, enaltecer, engrandecer, honrar, exaltar y por el contrario, Maldecir es desacreditar, ultrajar, denigrar, detestar, afrentar.  ¡Bendice a tu familia!

En el Libro Los 5 Lenguajes del Amor de los niñosGary Chapman trata el tema de dar Palabras de afirmación como uno de los 5 lenguajes del amor a cultivar en la relación familiar, Palabras  de afecto y cariño, frases de Elogio, Frases de estímulo y Palabras que orientan a los hijos.

Dile Palabras de afecto y cariño
a esa persona querida  por ser quien es, lo cual se puede hacer con un abrazo, una caricia, en un tono de voz suave y diciéndole “Te Amo”, “Te quiero, mi amor”, mi campeón, mi héroe, mi panalito de miel, y si es otra persona: mi hermano querido, mi gran amigo, etc., o aquellas palabras que salgan de su corazón. 

Dile Frases de Elogio por lo que hace a esa persona que es parte de tu vida. Alábalo, expresa las virtudes y cualidades: “Qué bien lo hiciste”, “Admiro tu disposición de ayudar” “Eres un excelente estudiante”, “Te quedó rica la comida”, “Qué bonita y limpia se ve la casa, hiciste un gran trabajo”, “Qué bueno, estás mejorando en …”. 

Dile Frases de Estímulo que dan Aliento y Valor a tu ser amado, “Estoy orgullosa de ti porque…”, “Eres muy valiente”, “Te Admiro”, “Dios te bendiga hoy, te de paz, paciencia y confianza”, “Qué tengas sabiduría para resolver ese caso, yo sé que lo puedes lograr”.

Dile Palabras que Orientan a tu familia de una manera positiva. Expresa tu preocupación antes que tu condenación,  presenta tu dolor por lo que están pasando algunas personas por los errores cometidos antes que condenarlos. Se puede orientar sin ser negativo,  de tal manera que la otra persona pueda abrir su oído a escuchar tus palabras. 

El Manual de la Vida, La Biblia, te puede dar la mejor orientación en cuánto cómo hablarle a los demás. En 1 Pedro 3:10 dice “El que quiere ver días buenos refrene su lengua del mal”.  Queremos ver a nuestros hijos felices, a nuestros cónyuges también, con nuestra lengua podemos ser parte de esta felicidad.

 Así como los alimentamos en el desayuno, el almuerzo y la cena con la mejor comida, alimentemos sus mentes y corazones con las mejores palabras que queremos escribir en ellos permanentemente, sin ira ni contiendas. Si no estás acostumbrado puedes empezar hoy a ser diferente, moderando tu hablar, con suavidad y pidiendo a Dios en oración que te guíe en cómo hacerlo mejor.

Por Mery Bracho


foto superior cortesía de Gonzalo Haro
foto central cortesía de Carin Araujo
Palabras de Afirmación, un Lenguaje del Amor. Palabras de estímulo.Palabras de Afirmación para hijo, hija, esposo, esposa, mamá, papá. 5 lenguajes del amor. bendecir a hijos, padres, hermanos. Dios te bendiga. Palabras positivas para la familia. Deja de maldecir en el hogar.