Ver para Creer o Creer para ver. Creo en tu Sanidad Señor


Ver para Creer o Creer para ver. Creo en la sanidad de Dios, de Jesús para mi cuerpo. Dios me sana. Milagro de curación Hijo ofcial del rey Biblia. Jesús tiene poder para sanar mi vida, tu vida. Reflexiones cristianas.

Es más fácil ver para creer que creer para ver, pero Jesús nos enseña el camino de creer aún cuando no veamos lo que queremos justo frente a nosotros o en nosotros.
Creo en tu Sanidad Señor
Ver para Creer o Creer para ver
Uno de los milagros que Jesús hizo sin estar presente físicamente fue la sanidad del hijo de un oficial del rey.  Hoy también puede Jesús sanarte o sanar a alguien a quien tu amas aún cuando no veas a Jesús corporalmente.
Este oficial del Rey que vivía en Capernaum, se enteró del poder de sanidad que Jesús tenía y viajó de 20 a 25 millas hasta otra ciudad llamada Cana de Galilea,  sin automóvil, para buscar a Jesús y pedirle que fuera con él hasta su casa a sanar a su hijo.  

El hijo del oficial estaba a punto de morir de una fiebre alta.  Aún cuando este empleado del Rey luego de presentar su petición, escucha que Jesús le responde diciendo, que si no vieran señales y milagros no creen, él vuelve a urgir al Señor para que vaya con él. El Señor le quiere decir que la fe en él no debe basarse en ver los milagros sino en creer aún sin ellos.  

Este hombre también quería ver para creer pero luego, cuando Jesús le dice: “Vuelve a tu casa, que tu hijo vive”, el oficial entonces decide creer para ver.  El viaje de regreso sería largo, así que esta fe tendría que pasar la prueba de fuego del tiempo, no había celulares ni teléfonos para llamar a casa y saber si su hijo estaba sano ya.  

Puede ser que le hayas pedido sanidad al Señor por alguien o por ti, debes creer aún cuando no veas inmediatamente el milagro.

Para Jesús no hay distancias ni apuros para sanar, debes creer a SU palabra, a sus promesas y ocurrirá la sanidad.
Dice la Biblia que cuando iba de regreso, ya al siguiente día del encuentro con Jesús, los sirvientes del oficial vinieron a encontrarle para decirle que su hijo estaba sano. Y el oficial se dio cuenta que fue sanado en el mismo momento que Jesús dio la Palabra de sanidad,  porque les preguntó cuándo se había sanado.

Jesús tiene diferentes maneras de obrar.  A veces sanaba a las personas hablándoles frente a frente, otras  fueron sanadas  a  distancia, otros fueron sanados en el camino cuando obedecieron como los leprosos,  a algunos los  tocó y a otros les untó algo, como al ciego. No importa la forma que el Señor use para sanar tu vida, o la de los tuyos,  lo importante es la fe que tengas en él.

El resultado de este milagro fue que el oficial y su familia creyeron en Jesús.  Sin fe es imposible agradar a Dios, aún cuando no requieras sanidad física, tal vez necesites sanidad emocional, pide a Jesús que te sane de tus heridas del pasado, de tu niñez, de abandonos, rechazo, remordimientos, rencores, culpa, contienda o de eso que no te deja ser libre, y cree que Jesús lo hará. “Y así como sabemos que él oye nuestras oraciones, también sabemos que ya nos ha dado lo que le hemos pedido”. 1 Juan 5:15.

¿Y tú quieres ver para creer o estás dispuesto a creer para ver?

Por Mery Bracho.

Milagro de Curación del Hijo del Oficial del Rey. Juan 4:46-54

foto cortesía de sanja gjenero

Creo en tu Sanidad Señor. Ver para Creer o Creer para ver. Creo en la sanidad de Dios, de Jesús para mi cuerpo. Dios me sana. Milagro de curación Hijo ofcial del rey Biblia. Jesús tiene poder para sanar mi vida, tu vida. Reflexiones cristianas.