Hoy Voy a Amar a los Demás Reflexiones cortas.

Hoy Voy a Amar a los Demás. postal cristiana Amar es una decisión. Reflexión, meditación cristiana, bíblica acerca del Buen samaritano, amar a mi prójimo como a mi mismo.   Tiempo de calidad para la familia, amigos, compasión por los demás. Tarjeta de amor para amigos facebook


Hoy voy a Amar a los demás.
Amar es una decisión que tomamos a diario.  Decide hoy amar a los demás pero no solo a aquellos que te han ayudado sino también a los que necesitan de tus cuidados. 

Jesús contó una historia para enseñar a un maestro Quién era su prójimo, ya que el maestro sabía que la Biblia decía que debía amar a Dios sobre todas las cosas y amar a su prójimo como a sí mismo.  En la respuesta de esta historia Jesús rompe las barreras de la enemistad, del estrés, de la indiferencia y la religiosidad. 


Jesús le dijo: Un hombre judío bajaba de Jerusalén a Jericó y fue atacado por ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon y lo dejaron medio muerto al costado del camino.
Un sacerdote pasó por allí de casualidad, pero cuando vio al hombre cruzó al otro lado del camino y siguió de largo.  Un ayudante del templo pasó y lo vio allí tirado, pero también siguió de largo.
Entonces pasó un samaritano despreciado y, cuando vio al hombre, sintió compasión por él.  Se le acercó y le alivió las heridas con vino y aceite de oliva, y se las vendó. Luego subió al hombre en su propio burro y lo llevó hasta un alojamiento, donde cuidó de él. Al día siguiente, le dio dos monedas de plata al encargado de la posada y le dijo: “Cuida de este hombre. Si los gastos superan esta cantidad, te pagaré cuando regrese”.

El hombre que había sido golpeado era judío, al igual que el sacerdote y el ayudante del templo.  La persona que lo ayudó era de Samaria, los judíos y samaritanos eran enemigos. Si hoy decides amar a los demás ten en cuenta que tus labores diarias te lo pueden impedir, tal vez porque estés tan estresado y con tiempo limitado para hacer todo  como el sacerdote y el levita que pasaron de largo, tal vez tu iglesia te absorbe o tus estudios y no tienes tiempo. Tu prójimo puede estar en tu propia casa, un hermano o hermana que necesite tiempo de calidad, atención, un abrazo, tu cónyuge, tu hijo o hija que necesite un servicio, un momento de juego, una conversación para sanar heridas o desahogarse de tantas cosas que lleva en su corazón. 

Jesús no dejó lugar a las excusas para amar y puso como ejemplo la compasión por su prójimo de un extranjero enemigo. No es fácil amar a nuestros enemigos, pero el mismo Jesús murió por nosotros un día en una cruz,  tal como el vino fue derramado para curar aquellas heridas del hombre golpeado, Jesús derramó su preciosa sangre y curó nuestras heridas siendo nosotros pecadores, éramos sus enemigos,  y mereciendo la muerte nos dio vida y sanidad, nos perdona si nos arrepentimos y nos lleva a un lugar de descanso para recuperarnos, nos pone en las manos de Dios, y cuida de nosotros. 

Tal vez Tú has sido golpeado por la vida, por un cónyuge o novio que te abandonó y te hizo mucho daño, o por un amigo, un padre o madre que no te entiende, allí está Jesús a tu lado, solo habla con Él y dile que sane tus heridas porque ya no quieres seguir así. 

Decide hoy amar a los demás, acepta primero ese amor de Dios en ti, y rompe las barreras del “No tengo tiempo”, del “Ese no es mi problema”, del “Que lo ayude otro”, del “Ella o él se lo merece”. Seamos compasivos como ese samaritano.

Ayer iba en mi auto demasiado apurada a buscar unos niños para llevarlos a un concierto de piano de su maestra de música que es mi sobrina, iba retrasada, ya el concierto estaba por comenzar y en el camino vi a dos personas conocidas que esperaban un autobús y vivían cerca  de donde yo iba por los niños, los vi, seguí de largo pero me detuve 2 cuadras más allá y retrocedí para llevarlos. ¿Sabes?  Me acordé de esta historia de Jesús, y me importaron más estas dos personas que el concierto.  Cuando ellos se subieron al auto me dijeron: “Gracias por detenerse, teníamos mucho tiempo esperando allí y no pasó ningún autobús. Gracias”. Me sentí bien por haber hecho lo que Dios quería que yo hiciera.  

Cuando al fin llegué al concierto, llegué justo cuando empezaba a tocar el piano mi sobrina, y disfruté junto a los niños de todo. ¿Puedes creerlo?  Por eso, “Hoy Voy a Amar a los Demás”.

Por Mery Bracho

Amar es una decisión que tomamos a diario. Mery Bracho

Hoy Voy a Amar a los Demás. postal cristiana Amar es una decisión. Reflexiones cortas. meditación cristiana, bíblica acerca del Buen samaritano, amar a mi prójimo como a mi mismo.   Tiempo de calidad para la familia, amigos, compasión por los demás. Tarjeta de amor para amigos facebook, twitter.